Los Secretos del Mundo Bancario

Atención!

 Tu trabajo, tu familia y tus finanzas están en alto riesgo!


Si deseas conocer todos los secretos que hay detrás del dinero que llevas en tus bolsillos y como protegerte del peligro que corren tus finanzas y tu familia al usarlo cada día, entonces continúa leyendo porque estamos a punto de compartir contigo todos los secretos detrás del mundo bancario.

Muchas personas matarían por saber lo que tu estas a punto de aprender, y muchos otros no tendrán la oportunidad de  obtenerla a tiempo para protegerse.

Empecemos…

Vamos a empezar hablando de los bancos, las instituciones mas grandes por medios de las cuales el sistema financiero a través del mundo funciona cada día y cada minuto, incluso hasta mientras dormimos.

Pero… ¿Qué es un banco?

 


Pero estas instituciones manejan y controlan el dinero que se nos paga por cada día que trabajamos, y cualquiera que sea nuestra actividad comercial si nosotros alguna vez hemos usado dinero para comprar o vender algo, dependemos de ellos y por tanto nos vemos directamente afectados por sus decisiones y funcionamiento.  En la actualidad todos sabemos o al menos creemos saber qué es un banco. Muchos se preguntarán porqué es importante siquiera saberlo.

Para explicar lo que un banco hace y cómo funciona debemos remontarnos muchos años atrás en la historia del dinero, ya que el dinero es lo que los bancos usan como moneda de cambio en cada una de sus transacciones y la esencia del porque existen.

Antiguamente el dinero no existía, las personas realizaban intercambios de sus bienes directamente. Por ejemplo si un agricultor deseaba comprar una vaca, lo que hacia era ofrecer al dueño de las vacas algo a cambio. Podría ofrecerle una parte de su cosecha de naranjas, o de su cosecha de trigo o de cualquier otra cosa.

      

Se ponían de acuerdo sobre cuantos sacos de trigo tendrían que equivaler a la vaca que estaba siendo negociada y se realizaba la transacción.

Sin embargo, las personas no tenían del todo claro este tipo de cambio ya que no resultaba nada sencillo por ejemplo, calcular cuantas naranjas intercambiar por patatas. 

Fue así como se empezaron a usar instrumentos de cambio, piedras, plumas, semillas y cualquier tipo de moneda que ayudarán a realizar la conversión.

Para esta función la plata y en su mayoría el oro se convirtieron en una moneda cada vez mas aceptada ya que todos apreciaban su valor de igual manera.

Las personas empezaron a realizar cambios de bienes, valorados en oro.

 

Pero el oro se hacia muy pesado y era difícil de llevar esas bolsas con las piedritas, y las personas no se sentían del todo seguras cargándolo con ellos, así que los trabajadores del oro empezaron a crear monedas de oro que tenían mucho menor peso y por su forma eran mas fácil de llevar. Esto resolvía un poco la comodidad de las personas, pero todavía existía la preocupación por la seguridad.

El cargar muchas monedas de oro no era seguro ya que podrían perderse en cualquier momento o simplemente ser robadas.


Los trabajadores  del oro accedieron pero a cambio de un pequeño porcentaje del oro almacenado. Es decir que estaban alquilando su bóveda a las demás personas, y les cobraban con el mismo oro que dichas personas tenían ahí guardado, en concepto del tiempo que el oro permanecía ahí almacenado y totalmente seguro.
Las personas se dieron cuenta que los trabajadores del oro tenían bóvedas súper seguras para almacenar grandes cantidades de oro y empezaron a pedirles de favor que les almacenaran el oro en estas bóvedas seguras y así evitar cargarlo todo con ellos o guardarlos ellos mismos en sus inseguras casas.

Los trabajadores del oro, tenían ahora un nuevo negocio. El negocio del almacenaje del oro.

Por cada cantidad de oro que las personas almacenaban en sus bóvedas, los trabajadores del oro les proporcionaban un certificado o comprobante en papel de que ese oro realmente existía y estaba ahí almacenado.

Con el paso del tiempo el negocio de almacenaje del oro se popularizó y los trabajadores del oro empezaron a tener mucho oro en sus bóvedas.

En ese momento los trabajadores del oro hicieron una importante observación. Y es que las personas muy rara vez sacaban el oro de las bóvedas, es decir la mayoría de personas solo quería tenerlo en un lugar seguro y no gastárselo. Y contrario a ir a pedir sacar su oro de la bóveda, lo que hacían era ir a depositar cada vez más.

Al mismo tiempo, existían muchas otras personas solicitando a los trabajadores del oro que les proporcionaran oro en forma de préstamo. Así que los trabajadores del oro empezaron a prestar el oro y a cobrar un pequeño interés por dichos préstamos. Con lo cual se había iniciado el segundo negocio de los trabajadores del oro,el negocio de los préstamos y cobro de intereses.

Todo marchaba bien, los trabajadores del oro empezaron prestando tan solo su oro, pero al ver que tenían el de las otras personas y que estas personas no lo reclamaban casi nunca, empezaron a prestar el oro que no le pertenecía y siempre cobraba un interés por ello.

Esto como puedes imaginar no era ni justo ni tampoco estaba bien, ya que ese oro no le pertenecía a ellos.

Así que las personas se dieron cuenta y exigieron un porcentaje de las ganancias que los trabajadores del oro estaban obteniendo a causa del oro que era de ellos y que estaba ahí almacenado en esas bóvedas.

Los trabajadores del oro, ya convertidos en unos banqueros, accedieron a compartir dichas ganancias y ofrecieron un pequeño interés a las personas que tenían el oro almacenado por mucho tiempo en sus bóvedas.

El sistema era simple, las personas depositaban cada vez mas oro y los trabajadores del oro, les pagaban un pequeño interés porque estas personas les permitieran prestar ese oro a cambio de un interés mayor a otras personas que lo necesitaban. La diferencia entre el interés que le pagaban al que depositaba el oro y el interés que le cobraban al que lo prestaba, era la ganancia de los trabajadores del oro.

Fue así como nacieron lo que se conocen hoy en día como los depósitos a plazos, por los cuales el banco paga un interés.  

Sin embargo hubo otro importante fenómeno que los trabajadores del oro notaron y es que las personas empezaban a utilizar sus certificados de oro en lugar del oro mismo, como moneda de cambio.

Era mas fácil para las personas intercambiarse esos certificados que otorgaban cierta cantidad de oro almacenada en las bóvedas que ir a la bóveda misma, sacar el dinero, dárselo a la otra persona y luego que la otra persona con oro en mano, fuera a depositarlo a la bóveda de nuevo.

Parecía trabajo de mas, ya que al fin y al cabo, era la misma bodega de donde estaban sacando y volviendo a meter el oro.

Después de todo la intención de las personas era no cargar tanto oro en sus bolsillos, y el objetivo de la bóveda era que el oro estuviera seguro; así que parecía lógico tan solo intercambiar los certificados.

Las personas pedían por tanto sus préstamos en certificados, en lugar de llevar el oro mismo, y los  trabajadores del oro se dieron cuenta entonces que podían prestar oro, sin realmente prestarlo, ya que lo único que las personas se llevaban eran sus certificados de papel y no el oro mismo.

Empezaron a realizar prestamos en certificados de papel sin respaldar dichos certificados en el oro que tenían almacenados.

Ellos pensaron que como nadie sabia cuanto oro había realmente en sus bóvedas, nadie descubriría el truco que estaban utilizando para poder crear dinero de papel de la nada y poder cobrar interés, e incluso pagarse todos sus lujos y bienes propios.

Fue así como nació el tercer negocio de los trabajadores del oro y como se convirtieron realmente en bancos. Cuando empezaron a emitir estos certificados sin estar respaldados por oro, que hoy conocemos como el dinero, representado por billetes de varias cantidades y con el cual las personas realizaban transacciones. Nació el dinero, y se hicieron dueños de el, de las monedas de cambio comercial en todo el mundo.

Con estos tres negocios es como los bancos empezaron a operar a lo largo de muchos años; sin embargo, había un pequeño problema, y es que el dinero en papel que estos bancos estaban emitiendo sin justificación ni respaldo en oro, era creado de la nada.

Y fue así como un día las personas empezaron a crear rumores de que los banqueros estaban usando el oro que todos tenían guardados para sus propios gastos, y decidieron empezar a reclamar su oro.

Se causo un pánico entre los ahorrantes y clientes del banco que reclamaban su oro, y el banco se vió obligado a responder y a entregar el oro a los primeros clientes que lo reclamaban; sin embargo como no tenían oro suficiente para darle a todos los clientes, el banco tuvo que cerrar y se fue a la quiebra causando grandes pérdidas a todo el mundo.

Después de esto,  cuando los gobiernos se dieron cuenta de lo que los banqueros habían hecho, tomaron control en la situación para ayudar a solventarla.

La solución aún complicó  más el problema.

Y aquí es cuando realmente empezó a agrandarse más el problema.

Pocos te contarán la verdadera historia, pero la verdad de las cosas es que los gobiernos tenían que resolver la situación de una vez por todas. Se debió haber pasado cuentas entre toda la población y retirar todos los billetes de papel que no estaban respaldados por el banco, todas aquellas transacciones realizadas con dinero de papel y sin respaldo del oro, debieron ser anuladas o encontrar un acuerdo entre cada una de las partes.

Pero esto claro que era algo que costaba muchísimo trabajo y lo peor de todo es que detendría la economía de los países, que hasta ese momento estaban en crecimiento.

Además las personas seguirían necesitando créditos para poder seguir trabajando y produciendo, todos estaban ya al más alto nivel de producción y habrían tenido que detenerse.

No era una decisión fácil de tomar, el aceptar que se había crecido demasiado rápido debido al incremento de dinero falso en la economía; sin embargo, a nadie le gusta que le digan que ya no tiene lo que sea que ya posea.

Después de todo ponte en su lugar, ellos ya habían trabajado para adquirir tierras, y negocios y debían renunciar a todo eso, puesto que sin esos créditos no podrían mantenerlos en marcha, ya había una crisis al no poder justificar ese dinero con oro, pero la crisis que se vendría si se sacaban del mercado estos billetes sin respaldo sería peor y simplemente no parecía un problema demasiado grande en ese entonces, el mantener esos billetes en circulación.

Así que lo que los gobiernos hicieron fue decidir mantener los billetes y legalizarlos para que la gente confiara en ellos y no  necesitara pedir el oro a los banqueros.

Además decidieron implementar medidas de regulación para que los bancos no emitieran demasiados billetes sin respaldo en oro.

Les dijeron que en lugar de imprimir estos billetes, el dinero que usamos, desenfrenadamente, lo que harían sería ponerles un limite del que no se podrían pasar; es decir, les pondrían un limite sobre la cantidad de billetes de papel que podrían emitir.

Y fue así como nació lo que hoy se conoce como Banca de Reserva Fraccional (Fractional Reserve Banking).

Dicho de manera simple la banca de reserva fraccional consiste en ese límite que los gobiernos ponen a los bancos sobre la cantidad de dinero de papel no respaldado por oro ni ningún otro tipo de activo que pueden emitir.

Al principio por ejemplo se impuso una tasa de 9 a 1, lo que significaba que por ejemplo – y para ponerlo en términos simples – si hablamos del dólar; si por cada billete de $1 dólar tenemos una pepita de oro, El banco entonces, solo puede emitir 9 billetes de $1 dólar sin respaldo en oro. Lo que es lo mismo decir que por cada pepita de oro nosotros tenemos 9 billetes más de a $1 sin respaldo en oro. Esto hace que en el mercado circulen, 9 billetes más de a $1 por cada pepita de oro.

De esta manera el banco esta regulado y no puede causar demasiado daño como lo hizo en el pasado. Y todo parece estar controlado.

Sin embargo había un problema por resolver y es que siempre en cualquier momento las personas podrían entrar en pánico de nuevo y hacer quebrar cualquier banco al exigir todo su oro o demasiados billetes, todos al mismo tiempo, y debido a que el banco no tenia ese oro ni permiso para emitir demasiado dinero de papel, pues tendría que declararse en quiebra y causar una nueva crisis.

Para evitar este tipo de situaciones el gobierno creo los Bancos Centrales o Reservas Federales.

Estos son unos bancos dirigidos por el gobierno (aunque en la actualidad no responden ante nadie) que si tienen poder para emitir la cantidad de billetes que deseen sin ningún tipo de limite.

La función de estos bancos centrales es la de ayudar a los demás bancos privados que en cualquier momento pudieran estar en problemas para responder ante sus clientes.

Cuando un banco cualquiera tiene un problema y necesita mas dinero de papel para poder seguir respondiendo con las demandas de sus clientes. Los bancos centrales pueden entrar en acción y brindar más dinero de papel para esos bancos en problemas.

Ahora ya no era cuestión solo de que las personas acudieran al banco a reclamar su oro, sino que también podían reclamar todo su dinero, puesto que ya se había legalizado este dinero de papel y estaba respaldado por los gobiernos de los países del mundo, y por tanto las personas debían aceptarlo como pago y como medio de cambio en sus actividades comerciales.

Todo parecía controlado, ahora ya no volveríamos a tener la misma situación y ningún banco correría peligro de quebrar y ningún país el riesgo de entrar en crisis porque los bancos centrales nos salvarían de cualquier eventualidad, imprimiendo y emitiendo mas dinero de papel.

Sin embargo como habrás notado todavía existía un problema. Y es que ahora todos estaban usando dinero de papel en lugar de oro o cualquier otra cosa de valor, para intercambiar sus bienes como tierras, cultivos, animales de ganado, ropa, etc.

Por tanto las personas empezaron a tener cosas que no podían tener y que solo tenían porque el banco le otorgaba un préstamo de un dinero de papel que se había impreso de la nada y sin respaldo de ningún valor.

Y es así como se formó una economía e industrias basadas en dinero de papel sin ningún tipo de respaldo.

Se creía que el banco central controlaría todo pero el banco central era exactamente una copia que aquellos primeros bancos sin regulación, y que podían imprimir y emitir sin control cuanto dinero de papel fuera necesario o que simplemente se necesitara para lo que sea.

Todavía podía venir un colapso financiero como en el pasado al cual el banco central no podría responder, ya que no podría ayudar a todos los bancos al mismo tiempo.

Ante esto, los gobiernos de los países, decidieron que si en caso eso sucedía, los bancos centrales de cada país podrían ayudarse entre si, imprimiendo dinero de papel y de esa manera evitar otro desastre financiero.

Los problemas seguían siendo los mismos que al principio solo que a otro nivel, en teoría más lejano, ya que era mucho menos probable que una catástrofe de tal magnitud llegara a suceder. Así que por muchos años se decidió seguir con esta estructura bancaria en los países del mundo.

Pero los bancos y todo el sistema financiero en la actualidad no funcionan de esta manera, han  pasado los años y con ellos ha habido muchos cambios significativos en la forma de operar de los bancos y todo el sistema financiero mundial.

No te vamos a mentir, las cosas no lucen muy bien, y algunas reformas que ha habido al nuevo sistema bancario mundial, no han hecho más que complicar el problema inicial que hace muchos años los gobiernos de aquella época no quisieron enfrentar.

Es por eso que en los próximos días publicaremos la segunda parte de esta investigación que hemos desarrollado para ayudarte a entender en donde estamos parados financieramente hablando, y lo que tú puedes hacer para protegerte ante esta bomba de tiempo de la cual no hemos visto la explosión más fuerte todavía.

De momento puedes tomar acción y empezar a aprender a invertir en oro, el verdadero recurso en donde todo debería estar respaldado y con el cual desde el origen de las economías mundiales se realizaban transacciones reales y con absoluto valor.

Y espera más entregas de esta y muchas otras investigaciones financieras más que están por venir. Recuerda que si deseas iniciar un negocio bursátil exitoso para protegerte de los bancos, todavía puedes obtener nuestro Curso de Bolsa Intensivo con el cual además de aprender a invertir en oro, podrás:

  • Invertir en todas las industrias que existen como el petróleo, tiendas de productos básicos, bebidas, telefónicas, empresas de tecnología, etc.
  • Invertir en el mercado de opciones que te permite invertir aún sin tener dinero o teniendo muy poco y sin importar si las industrias suben o bajan en los mercados mundiales, lo cual en tiempos de crisis es una gran ventaja, ya que los mercados caen y nadie sabe que hacer. Pero tu si que lo sabrás.
  • Invertir con riesgo totalmente controlado y sin miedo de perder dinero como los mejores profesionales del mundo administran sus inversiones.
  • Podrás participar en los mercados financieros mundiales, como el mismo mercado de futuros. El mercado mas grande del mundo, en donde mas dinero se negocia cada dia, con los bancos y fondos de inversión mas grandes y los mejores inversionistas del mundo.

 

Suscríbete
Notificar a
guest
1 Comment
Últimos
Anteriores Más votados
Inline Feedbacks
View all comments
Eduardo
Eduardo
7 años hace

Excelente articulo Luis Enrique.
Gracias como siempre!!